Tamaulipas y los Yeickolazos…

El Fogón
José Ángel Solorio Martínez

La nueva correlación de fuerzas al interior de MORENA Tamaulipas, dio un viraje que en parte, definirá el candidato a la gubernatura del 2022. De los cuatro aspirantes lopezobradoristas –José Ramón Gómez (JR), Héctor Garza González, Américo Villarreal Anaya, Rodolfo González Valderrama y Adrián Oseguera Kernión– al menos uno, resultó seriamente debilitado.
Los restantes cuatro, permanecen en una especie de empate técnico.
Veamos: JR, con todo y que se le alertó al momento de tomar protesta como súper delegado que no era para él la definición del 2022, sigue en el tocadero; Garza González, desde lo que fue la Oficialía Mayor de la SEP, trabaja con discreción lo que le ha permitido moverse sin cometer errores; Rodolfo González, desde la Dirección de la RTC no pierde su vínculo con el sur de Tamaulipas y Oseguera Kernión, desde la alcaldía de la urbe petrolera activa con fuerza operacional para mantenerse cercano en la cúpula nacional de MORENA y de administración federal de AMLO.
La víctima del vendaval que golpeó el domingo pasado a Yeickol Polewsky en el pasado Consejo Nacional de MORENA ¬–el deslinde que hicieron los intelectuales lopezobradoristas con la dirigencia nacional por su oposición a la operación del Instituto Nacional de Formación Política, liquidó las pequeñas expectativas de la aún lideresa nacional de reelegirse– resultó ser el senador Villarreal Guerra.
En efecto.
El victorense, apostó todas sus canicas al poder de Polewsky. En su superficial análisis, ponderó que con el apoyo de la dirigente de MORENA era más que suficiente como para sacar de nueva cuenta la candidatura para el 2022.
Le falló la apuesta.
Yeickol resultó vilipendiada por sus correligionarios como no lo hizo, ni siquiera, la entrega de Tamaulipas al PAN bajo estipendio. Resultaron triunfadores, –de entrada en el debate– los críticos de Polewsky. Ese resultado, impactó en la red morenista en Tamaulipas.
El único aliado abierto y público de la dirigente nacional morenista, era Villarreal Anaya. Incluso, se atrevió a ser portavoz de la mexiquense en Tamaulipas.
Error del senador.
Por diversas razones, Polewsky tiene mayoritariamente disensos en los grupos morenistas. En consecuencia: Américo, recibió el beso del diablo. Por eso, si alguien emergió lastimado en la nueva realidad morenista, fue el cardiólogo tamaulipeco.
Nadie más.
Héctor, Rodolfo, permanecieron a la expectativa.
No compraron boleto en estos iniciales escarceos.
El alcalde Oseguera Kernión, quién tomó partido. Organizó al sólido sur morenista y mediante una serie de negociaciones colaboró para instalar al nuevo presidente del Consejo Político de MORENA Tamaulipas. (Hecho que Américo, está empeñado en echar abajo con la adhesión de Yeickol. En ese contexto, están las fake news, que han aparecido en días pasados en las redes sociales contra el maderense).
A la emergencia con fuerza de Oseguera Kernión, en esta coyuntura regional y nacional, es relevante mencionar que se ha convertido en uno de los contactos y operadores más eficaces en el noreste mexicano de la posibilidad de que Bertha Luján¬ –Secretaria General del CEN– ¬ se convierta en la próxima lideresa en el país de MORENA.
Nunca un precandidato a la gubernatura de Tamaulipas, como Ameriquito, había perdido tanto en tan poco tiempo.
Para quienes saben de ajedrez, bien podrían describir el paisaje político interno morenista tamaulipeco como un juego posicional. El que se apresure, se derrumba. (Como es el caso de Villarreal Anaya). Y se caracteriza, por tener inicios cerrados, cautelosos, sensatos; dejar que el tiempo o el nerviosismo ahoguen al contrario; obligar al desgaste emocional del adversario; aprovechar, las pifias para ganar posiciones y prepararse para un final triunfante.
Por una nariz, Oseguera rompió las fuerzas equidistantes.
MORENA Tamaulipas, se sigue moviendo en función de los Yeickolazos.

Lo mas Popular