La protagonista de la serie "Pretty Little Liars" encarna a una policía que tiene que lidiar con fuerzas malignas en una morgue.

Pavor demoniaco

Luego de haber estelarizado por siete años la serie Pretty Little Liars, la canadiense Shay Mitchell se metió en un trabajo que la llevó a convivir con cadáveres y tratar con la Policía.
La actriz debutó en el cine de horror con Cadáver, filme dirigido por el holandés Diederik Van Rooijen que se estrena este viernes a nivel nacional.
Allí da vida a Megan Reed, una policía rehabilitada que debe laborar en una morgue. En las frías y solitarias paredes del lugar, se topa con la historia de Hannah Grace.
La joven murió cuando su familia intentaba practicarle un exorcismo, pero algo salió mal… y aquel espíritu que encerraba necesita hallar otro cuerpo.
“Fue una experiencia increíble el poder salir de Pretty Little Liars y de inmediato hacer esta película. Estoy muy agradecida.
“El personaje de Megan me atrajo porque tiene muchas capas, una gran complejidad. Amé tomar el reto de investigar sobre ella. Por ejemplo, como Megan es policía, pasé algún tiempo con oficiales de la Policía de Boston”, contó Mitchell en entrevista.
Otra de sus técnicas para entrar en el personaje, relató, fue ir a una morgue real para conocer las sensaciones que ésta produce.
No se encontró con ninguna fuerza demoniaca, pero sí la pasó un poco mal.
“La energía es un poco distinta allí dentro. Fue interesante. A mí me causó algo de pavor. Claro, Megan es policía y lo vive de manera diferente”.
En pantalla, su personaje muestra mucha ansiedad, un padecimiento que la intérprete de 31 años también padece.
“Megan es una mujer fuerte y valiente, pero todos tenemos inseguridades, todos pasamos esos momentos en que tenemos menos confianza. Esta historia, en la carne de Megan, es también sobre lidiar con la ansiedad, mejorar como persona. A mi manera, yo me sentí igual”, compartió la actriz.

Lo mas Popular