APPS DE COMIDA DAN PASO A RESTAURANTES VIRTUALES

Hay puestos de la calle o restaurantes de los que, a pesar de que la comida pueda ser buena y de calidad, al pasar frente a sus puertas el lugar no invita lo suficiente como para entrar y sentarse ahí a comer.

La ubicación o el despliegue del lugar pueden ser factor para no detenerse ahí, pero si ese mismo sitio está listado en una aplicación móvil, y es posible que lleve tu comida a la puerta de tu casa ¿comerías ahí?

Para restaurantes pequeños o puestos de la calle, en América Latina y Estados Unidos, formar parte del listado de opciones de apps de food delivery ha abierto la puerta a un nuevo mercado, clientes que solo los piden vía app. Esto ha provocado que incluso algunos de ellos abran cocinas virtuales, es decir, cocinas designadas solo a atender este tipo de órdenes dentro del mismo restaurante pero con marcas distintas que solo existen en la app.

“Hemos visto a algunos abrir solo cocinas para delivery, cuando se vuelven realmente populares en ciudades, en las que la demanda es tanta que abren otra sucursal solo para esos pedidos. (…) y las cocinas virtuales son una tendencia. Son restaurantes dentro del mismo restaurante, es decir, una cocina especial solo para hacer órdenes de delivery”, dijo Jason Droege, vicepresidente global de Uber Everything, en entrevista con Expansión desde las oficinas centrales de la firma en San Francisco.

En el caso de Uber Eats, este fenómeno se ha comenzado a notar en especial en Estados Unidos, en donde ya cuentan con 800 cocinas virtuales aproximadamente y más de 1,000 en el mundo.

“Los restaurantes virtuales sí los hemos notado en América Latina y en la India, otro mercado de experimentación de ellos”, dijo Droege.

En Nueva York el restaurante Ando además de la cadena de SushiYaa en Dallas, son casos de esta tendencia; este último opera cinco restaurantes pero 12 cocinas virtuales con marcas como Bento Box y Poke Station.

Sin embargo, Droege, resaltó que el incremento en estas órdenes y en la tendencia de cocinas virtuales no matará el espacio físico del restaurante, aunque sí ha hecho que los propietarios consideren invertir más en una experiencia diferenciada si el comensal irá al lugar.

“Al pensar en abrir nuevas locaciones piensan en el layout principal del restaurante para recibir a los repartidores de delivery, por ejemplo. También han cambiado para preservar la experiencia del restaurante, pero para dar una nueva experiencia de delivery y para eso el cómo se ve el lugar ayuda mucho”, indicó Droege.

A poco de que Uber Eats cumpla tres años en el mercado, y recién haya completado dos años en México, este servicio opera en 29 países, 120 ciudades y, de acuerdo con cifras compartidas por el New York Times en noviembre de 2017, este negocio de Uber es rentable en 27 mercados locales, del total de los 120 en que opera con 65,000 restaurantes.

Droege no compartió una actualización sobre el número de mercados rentables; sin embargo, comentó que 2018 ha sido un año de mucho crecimiento para la división y que más que invertir en novedades para el futuro están enfocados por ahora en incrementar el crecimiento de los mercados que ya están en números negros.

“Ya que sabemos que el negocio sí puede ser rentable, estamos volteando justo a esos mercados, para conocerlos más por ahora”, dijo.

Hasta septiembre de 2017 la aplicación, operaba en México en 12 ciudades con más de 7,000 restaurantes y cerca de 9,000 repartidores.

Según Morgan Stanley, el brazo repartidor de Uber, tiene ya un valor de mercado de 20,000 millones de dólares, esto de acuerdo a estimaciones que se han hecho del valor del negocio de la empresa en general, previo a su esperada salida a bolsa en 2019.

Otras plataformas como la inglesa Deliveroo, o las estadounidenses DoorDash y GrubHub, también han experimentado ya con estas cocinas, que aunque son operadas por los restaurantes, se dirigen a las plataformas para tener más asesoría e integración de los sistemas de órdenes digitales.

UBS estimó que las plataformas de entrega de comida seguirán creciendo aceleradamente hasta alcanzar un valor de mercado de 365,000 millones de dólares en 2030. La consultora ve cada vez más impactos en la industria restaurantera y la forma en la que la gente vive sus espacios de comida.

Para los próximos años, Uber Eats planea experimentar otros formatos que enriquezcan las entregas de comida, como navegación indoor y estacionamientos gratis para repartidores. Además de nuevas formas de entrega.

Para el directivo de Uber Eats, la medida del éxito de esta parte del negocio será en el crecimiento de más pequeños negocios y puestos de comida callejera que se integren en la plataforma.

Lo mas Popular